Opinión

Published on March 25th, 2011

11

El retraso libre.

Quiero dejar claro que de todo corazón creo que el software libre es el futuro, el compartir y mejorar el código de forma libre es el futuro, sin embargo las políticas y la ideología que acompaña a los radicales fundamentalistas del software libre es algo por demás estúpido y retrograda.

Personalmente me considero progresista y tengo como objetivo mejorar todo lo mejorable, solucionar todo lo que se pueda solucionar y facilitar todo lo que se pueda facilitar y es ese mi motto personal cuando trabajo con soluciones informáticas.

El software 100% libre actualmente no puede realizar todas las tareas que todos los usuarios habidos y por haber desean realizar, punto, en efecto el estado actual del software libre ha mejorado grandemente y muchos de sus productos en servidores y en web no solo son libres si no también los mejores en el mercado, casos como el de PHP y Apache los cuales a mi criterio no tienen competencia libre o privativa.

Para lograr que el software libre despegue y llegue a todos los usuarios que sea posible tiene que existir un método, una estrategia. Al momento, creadores de distribuciones de Linux así como creadores de navegadores promueven comunidades y eventos libres para atraer a más usuarios a que prueben sus productos y hasta ahora ha funcionado y tenido un impacto aceptable más no óptimo.

Sin embargo su estrategia de mercado es saboteada por sus mismos promotores al privarle la libertad al usuario a utilizar tecnologías privativas de ser este su deseo por no decir su necesidad.

Hay que ser puntuales y objetivos que el mundo no es de blanco y negro si no de grises, puede existir una excelente distribución de Linux con un excelente navegador, pero si estos no pueden reproducir vídeo y audio disponible en línea simplemente NO son atractivos para el usuario final.

El usuario final, ese a quien nos debemos, no le interesa saber la historia de Richard Stallman, Steve Jobs o Bill Gates, lo que le interesa es tener una computadora funcional y moderna con un sistema operativo funcional y moderno que pueda realizar las tareas típicas que hacen los típicos usuarios.

Al usuario final no le interesa si al reproducir un MP3 está utilizando “libmp3lame” o “Fraunhofer” ni está interesado en ver la basta variedad de codificadores de audio, el usuario final simplemente quiere reproducir su música en su computadora, no le interesa ninguna ideología o creencia, solo quiere utilizar su equipo como mejor le convenga.

Muchos pueden recriminar al usuario por no culturizarse con todas las historias, patentes, versiones y jerga completa de la tecnología y la etimología de todos sus términos, de hecho la mayoría de retrogradas del software libre cubiertos por completo en su egolatría de pseudo-genios intelectuales no pueden ver más allá de su nariz y se quejan del “tonto usuario que no sabe nada de software”, sin embargo…

Nunca se han puesto a pensar que NO han sido criticados por su médico al ser tratados porque ellos no entienden por completo su enfermedad ni el diagnostico.

Nunca han sido tachados de ignorantes por no saber la receta de esa comida rápida que fueron a comer a su restaurante de preferencia.

Jamás se les ha pedido que entiendan todos los términos legales que existen en las leyes de su país, de hecho la gran mayoría peca de ser 100% ignorantes de sus derechos y obligaciones legales fuera de lo que se refiere a software.

¿Cómo es entonces que los auto proclamados “gurus” del software libre pueden exigirle a un usuario normal que se culturice de estos términos?

Hay que ser objetivo y pragmático, el usuario si va al médico NO es a recibir una clase de medicina, es a pedir un diagnóstico y una medicina que cure sus dolencias, si va al mecánico NO es a recibir una cátedra de mecánica, es a reparar su vehículo, si va a un restaurante no es a recibir un curso de cocina, es a comprar y consumir alimentos…

De igual manera si lo que se pretende es promover el software libre a usuarios finales el objetivo NO ES darles una cátedra de las distintas licencias de software, tampoco es el de adoctrinarlo en una nueva ideología de primas a primeras ni el de convencerlo de un punto de vista monótono, el objetivo es invitarlo a usar software libre y que a futuro por convicción valla migrando todo lo que sea posible a software libre, punto, el hacer lo primero solo lo va a ahuyentar de la idea de probar el software libre.

Voy a usar una analogía un tanto controversial para dar a entender exactamente mi punto:

Un vendedor de drogas con el objetivo de lograr otro cliente le regala sus primeros consumos, no le explica mucho acerca de la droga que le está dando, solo le da a probar un poco hasta que lo logra hacer adicto, luego, le vende el producto.

Si le explicara cada uno de los componentes de la droga que le está dando, los efectos en el organismo, los efectos sociales, el peso y medida de cada dosis, etc. Simplemente lo asustaría con lo complicado y nefasto de los resultados.

La forma correcta de promover el software libre es incentivando a su uso, disparando primero y preguntando luego, el usuario que utilice el software libre irá teniendo sus dudas y comentarios luego y entonces se le explica todo lo necesario, no antes de que lo pruebe sino después.

El darle problemas al usuario de forma prematura solo lo ahuyentará, el usuario quiere soluciones, recalco, usuario final. Por ello si el usuario tiene una tarjeta de vídeo que corre en óptimas condiciones utilizando un controlador privativo, que así sea, primero que lo pruebe, luego se le explica, si el usuario quiere escuchar su música en formato MP3 o AAC, que se le instale el software de decodificación privativo necesario, luego se le explica, si el usuario quiere ver vídeos en YouTube se le instala el software privativo necesario y luego se le explica, se le brinda soluciones, no problemas.

¿O acaso al asistir con un médico este te pregunta de primas a primeras cuál es tu nivel de hemoglobina? No, el médico te hace los exámenes necesarios y te soluciona ¿O acaso al ir con un abogado este te pregunta en qué artículos legales deseas sustentar tu caso? No, él te escucha y en base a tus inquietudes genera una solución legal en papel, es ahí donde los retrogradas del software libre pierden a toda su clientela, al no solucionar sus problemas si no al darles más problemas de los que actualmente tienen utilizando software privativo.

Otra área donde los retrógrados del software libre pierden apoyo es al recibir apoyo de terceros, existen personas ajenas a la ideología libre que desean apoyara a la noble causa libre y por desconocimiento apoyan con material que de una u otra forma no es 100% libre, los retrogradas del software libre en vez de solucionar el problema haciendo los ajustes o cambios de formato optan por criticar y satanizar a la persona que los decide apoyar logrando únicamente que se les cierren las puertas.

El último caso donde realmente me siento molesto del actuar tan intransigente de los retrogradas del software libre es el que me motivó a escribir este texto, en mi afán de apoyar el software libre decidí donar de mi tiempo (el cual NO es gratis) y crear un plug-in para la excelente plataforma de WordPress no con el fin de lucrar sino de apoyar.

Al día de hoy este plug-in ha obtenido 80,674 downloads, desde la versión 1.0.3 tengo estadísticas de que ha desplegado exitosamente 16,870,925 de vídeos siendo este mes de marzo el mes en el que rompió el record sirviendo 6,316,266  vídeos, gracias al apoyo de la comunidad está traducido en 16 idiomas además del inglés y el español, cuenta con un puntaje de 4.5 sobre 5 por parte de los usuarios en el directorio de plug-in de WordPress y es sin duda uno de los plug-ins más utilizados y favorito de muchos usuarios de WordPress, como dato interesante este plug-in es más utilizado que el plug-in oficial del “JW Player” debido a que está diseñado específicamente para simplificar la adición de vídeos con pseudo-streaming al usuario promedio.

El código completo del plug-in es 100% libre excluyendo el archivo compilado SWF el cual es el reproductor del JW Player, sin embargo todo el código que tiene que ver directamente con el desarrollo de plug-ins para WordPress es en efecto 100% libre.

Sin embargo el día de hoy de forma intransigente suspendieron el plug-in del directorio de WordPress, sin previo aviso o nota, así de golpe y con un correo comentando que, debido a que mi plug-in utiliza el “JW Player” y este usa una la licencia “Creative Commons, Non Commercial, Share Alike – CC-NC-SA 3.0” fue suspendido.

Me puse en contacto inmediato con el “colaborador” de WordPress quien para colmo NO utiliza una dirección de correo del dominio wordpress.com preguntándole qué posibles soluciones existían, descubrí también que el plug-in oficial del “JW Player” seguía en línea, bajé el código y encontré que no incluía el “player.swf” en el plug-in si no que lo insertaba en WordPress cargándolo desde el sitio oficial del “JW Player”, cosa que es relativamente innecesaria y hace que el plug-in pueda fallar en caso el sitio de “JW Player” esté caído o comprometido, le comenté esto al “colaborador” y me respondió que NO les importa la seguridad o el correcto funcionamiento de un plug-in, su único interés es que los plug-ins disponibles en el directorio de WordPress NO contengan material que no sea bajo licencia GPL.

Me quedé sencillamente sorprendido, hice los cambios necesarios, eliminé el “player.swf” y el resto de archivos que no fueran “libres” y luego de esto reactivaron el plug-in en el directorio.

Actualmente podría volver a programar el player anterior y remplazar el “JW Player” con este, pero eliminaría muchísimas funcionalidades, podría tomarme el tiempo de programar todas y cada una de las nuevas funcionalidades PERO no cuento con el tiempo ni el capital para dejar de trabajar en lo que me da sustento y dedicarle meses al desarrollo de un reproductor completo como lo es el “JW Player”.

Así que por el momento la funcionalidad del plug-in está menguada, el desarrollo tuvo un retroceso y aún no encuentro una solución práctica al problema que realmente llene las expectativas principales del plug-in, el que el usuario tenga control absoluto del código.

Lo que más daño hizo es la actitud intransigente que sencillamente me quitan los deseos de seguir compartiendo, insisto en que no recibo ninguna remuneración por este proyecto, lo único que he recibido es agradecimientos de los usuarios.

Habiendo comentado este caso queda claro que el software libre NO es progresista si no se comprende que “no se suelta una pita sin tener la otra agarrada”, si NO existe una opción libre para un reproductor hay que utilizar una privativa mientras se desarrolla una libre y tiene que existir algún patrocinio para el desarrollo de este.

Uno de los casos que más ofende es el del tag de vídeo HTML5, Internet Explorer 9, Google Chrome, Safari corren sin problema vídeo MP4/H.264/AAC, la gran cantidad de vídeo disponible en línea se encuentra en este formato y este formato es el más óptimo en compresión y calidad de vídeo, sencillamente no tiene competencia contra el VP8 o el Theora, sin embargo por NO ser libre, Mozilla Firefox, Chromium y Opera no pueden correr vídeo HTML5 con este formato.

Posiblemente se recrimine a MP4/H.264/AAC por ser privativo, sin embargo las patentes de la propuesta libre de vídeo Ogg/Theora/Vorbis también son bastante cerradas en NO permitir su inclusión en software que sea privativo.

Al final del camino lo único que encuentro es que las patentes libres son tan cerradas y limitadas como sus contrapartes privativas, de hecho en ocasiones más complicadas de adoptar que las opciones privativas, la comunidad libre es en gran parte compuesta de gente cerrada, radical y falta de criterio y sentido común y la última prioridad es el usuario final.

Me entristece profundamente que la gente que cree y dice ser libre sea tan esclava de una mentalidad cerrada, que su actuar sea tan intransigente y para nada flexible, ojalá que cambie en algún momento porque de seguir así desaparecerá con el mismo ritmo con el que ha crecido.

El progreso solo se va a poder alcanzar cuando entendamos que las soluciones reales no son de un solo proveedor, sino una mezcla de varias fuentes, algunas libres, otras privativas, pero no será hasta que la mayoría de usuarios utilicen tecnologías libres que las reglas del juego cambien, y para ello, hay que ser solucionadores y flexibles.

 

 

El retraso libre.

Quiero dejar claro que de todo corazón creo que el software libre es el futuro, el compartir y mejorar el código de forma libre es el futuro, sin embargo las políticas y la ideología que acompaña a los radicales fundamentalistas del software libre es algo por demás estúpido y retrograda.

Personalmente me considero progresista y tengo como objetivo mejorar todo lo mejorable, solucionar todo lo que se pueda solucionar y facilitar todo lo que se pueda facilitar y es ese mi motto personal cuando trabajo con soluciones informáticas.

El software 100% libre actualmente no puede realizar todas las tareas que todos los usuarios habidos y por haber desean realizar, punto, en efecto el estado actual del software libre ha mejorado grandemente y muchos de sus productos en servidores y en web no solo son libres si no también los mejores en el mercado, casos como el de PHP y Apache los cuales a mi criterio no tienen competencia libre o privativa.

Para lograr que el software libre despegue y llegue a todos los usuarios que sea posible tiene que existir un método, una estrategia. Al momento, creadores de distribuciones de Linux así como creadores de navegadores promueven comunidades y eventos libres para atraer a más usuarios a que prueben sus productos y hasta ahora ha funcionado y tenido un impacto aceptable más no óptimo.

Sin embargo su estrategia de mercado es saboteada por sus mismos promotores al privarle la libertad al usuario a utilizar tecnologías privativas de ser este su deseo por no decir su necesidad.

Hay que ser puntuales y objetivos que el mundo no es de blanco y negro si no de grises, puede existir una excelente distribución de Linux con un excelente navegador, pero si estos no pueden reproducir vídeo y audio disponible en línea simplemente NO son atractivos para el usuario final.

El usuario final, ese a quien nos debemos, no le interesa saber la historia de Richard Stallman, Steve Jobs o Bill Gates, lo que le interesa es tener una computadora funcional y moderna con un sistema operativo funcional y moderno que pueda realizar las tareas típicas que hacen los típicos usuarios.

Al usuario final no le interesa si al reproducir un MP3 está utilizando “libmp3lame” o Fraunhofer ni está interesado en ver la basta variedad de codificadores de audio, el usuario final simplemente quiere reproducir su música en su computadora, no le interesa ninguna ideología o creencia, solo quiere utilizar su equipo como mejor le convenga.

http://en.wikipedia.org/wiki/Comparison_of_audio_codecs

Muchos pueden recriminar al usuario por no culturizarse con todas las historias, patentes, versiones y jerga completa de la tecnología y la etimología de todos sus términos, de hecho la mayoría de retrogradas del software libre cubiertos por completo en su egolatría de pseudo-genios intelectuales no pueden ver más allá de su nariz y se quejan del “tonto usuario que no sabe nada de software”, sin embargo…

Nunca se han puesto a pensar que NO han sido criticados por su médico al ser tratados porque ellos no entienden por completo su enfermedad ni el diagnostico.

Nunca han sido tachados de ignorantes por no saber la receta de esa comida rápida que fueron a comer a su restaurante de preferencia.

Jamás se les ha pedido que entiendan todos los términos legales que existen en las leyes de su país, de hecho la gran mayoría peca de ser 100% ignorantes de sus derechos y obligaciones legales fuera de lo que se refiere a software.

¿Cómo es entonces que los auto proclamados “gurus” del software libre pueden exigirle a un usuario normal que se culturice de estos términos?

Hay que ser objetivo y pragmático, el usuario si va al médico NO es a recibir una clase de medicina, es a pedir un diagnóstico y una medicina que cure sus dolencias, si va al mecánico NO es a recibir una cátedra de mecánica, es a reparar su vehículo, si va a un restaurante no es a recibir un curso de cocina, es a comprar y consumir alimentos…

De igual manera si lo que se pretende es promover el software libre a usuarios finales el objetivo NO ES darles una cátedra de las distintas licencias de software, tampoco es el de adoctrinarlo en una nueva ideología de primas a primeras ni el de convencerlo de un punto de vista monótono, el objetivo es invitarlo a usar software libre y que a futuro por convicción valla migrando todo lo que sea posible a software libre, punto, el hacer lo primero solo lo va a ahuyentar de la idea de probar el software libre.

Voy a usar una analogía un tanto controversial para dar a entender exactamente mi punto:

Un vendedor de drogas con el objetivo de lograr otro cliente le regala sus primeros consumos, no le explica mucho acerca de la droga que le está dando, solo le da a probar un poco hasta que lo logra hacer adicto, luego, le vende el producto.

Si le explicara cada uno de los componentes de la droga que le está dando, los efectos en el organismo, los efectos sociales, el peso y medida de cada dosis, etc. Simplemente lo asustaría con lo complicado y nefasto de los resultados.

La forma correcta de promover el software libre es incentivando a su uso, disparando primero y preguntando luego, el usuario que utilice el software libre irá teniendo sus dudas y comentarios luego y entonces se le explica todo lo necesario, no antes de que lo pruebe sino después.

El darle problemas al usuario de forma prematura solo lo ahuyentará, el usuario quiere soluciones, recalco, usuario final. Por ello si el usuario tiene una tarjeta de vídeo que corre en óptimas condiciones utilizando un controlador privativo, que así sea, primero que lo pruebe, luego se le explica, si el usuario quiere escuchar su música en formato MP3 o AAC, que se le instale el software de decodificación privativo necesario, luego se le explica, si el usuario quiere ver vídeos en YouTube se le instala el software privativo necesario y luego se le explica, se le brinda soluciones, no problemas.

¿O acaso al asistir con un médico este te pregunta de primas a primeras cuál es tu nivel de hemoglobina? No, el médico te hace los exámenes necesarios y te soluciona ¿O acaso al ir con un abogado este te pregunta en qué artículos deseas sustentar tu caso? No, él te escucha y en base a tus inquietudes genera una solución legal en papel, es ahí donde los retrogradas del software libre pierden a toda su clientela, al no solucionar sus problemas si no al darles más problemas de los que actualmente tienen utilizando software privativo.

Otra área donde los retrógrados del software libre pierden apoyo es al recibir apoyo de terceros, existen personas ajenas a la ideología libre que desean apoyara a la noble causa libre y por desconocimiento apoyan con material que de una u otra forma no es 100% libre, los retrogradas del software libre en vez de solucionar el problema haciendo los ajustes o cambios de formato optan por criticar y satanizar a la persona que los decide apoyar logrando únicamente que se les cierren las puertas.

El último caso donde realmente me siento molesto del actuar tan intransigente de los retrogradas del software libre es el que me motivó a escribir este texto, en mi afán de apoyar el software libre decidí donar de mi tiempo (el cual NO es gratis) y crear un plug-in para la excelente plataforma de WordPress no con el fin de lucrar sino de apoyar.

Al día de hoy este plug-in ha obtenido 80,674 downloads, desde la versión 1.0.3 tengo estadísticas de que ha desplegado exitosamente 16,870,925 de vídeos siendo este mes de marzo el mes en el que rompió el record sirviendo 6,316,266 de vídeos, gracias al apoyo de la comunidad está traducido en 16 idiomas además del inglés y el español, cuenta con un puntaje de 4.5 sobre 5 por parte de los usuarios en el directorio de plug-in de WordPress y es sin duda uno de los plug-ins más utilizados y favorito de muchos usuarios de WordPress, como dato interesante este plug-in es más utilizado que el plug-in oficial del “JW Player” debido a que está diseñado específicamente para simplificar la adición de vídeos con pseudo-streaming al usuario promedio.

El código completo del plug-in es 100% libre excluyendo el archivo compilado SWF el cual es el reproductor del JW Player, sin embargo todo el código que tiene que ver directamente con el desarrollo de plug-ins para WordPress es en efecto 100% libre.

Sin embargo el día de hoy de forma intransigente suspendieron el plug-in del directorio de WordPress, sin previo aviso o nota, así de golpe y con un correo comentando que, debido a que mi plug-in utiliza el “JW Player” y este usa una la licencia “Creative Commons, Non Commercial, Share Alike – CC-NC-SA 3.0” fue suspendido.

Me puse en contacto inmediato con el “colaborador” de WordPress quien para colmo NO utiliza una dirección de correo del dominio wordpress.com preguntándole qué posibles soluciones existían, descubrí también que el plug-in oficial del “JW Player” seguía en línea, bajé el código y encontré que no incluía el “player.swf” en el plug-in si no que lo insertaba en WordPress cargándolo desde el sitio de “JW Player”, cosa que es relativamente innecesario y hace que el plug-in pueda fallar en caso el sitio de “JW Player” esté caído o comprometido, le comenté esto al “colaborador” y me respondió que NO les importa la seguridad o el correcto funcionamiento de un plug-in, su único interés es que los plug-ins disponibles en el directorio de WordPress NO contengan material que no sea bajo licencia GPL.

Me quedé sencillamente sorprendido, hice los cambios necesarios, eliminé el “player.swf” y el resto de archivos que no fueran “libres” y luego de esto reactivaron el plug-in en el directorio.

Actualmente podría volver a programar el player anterior y remplazar el “JW Player” con este, pero eliminaría muchísimas funcionalidades, podría tomarme el tiempo de programar todas y cada una de las nuevas funcionalidades PERO no cuento con el tiempo ni el capital para dejar de trabajar en lo que me da sustento y dedicarle meses al desarrollo de un reproductor completo como lo es el “JW Player”.

Así que por el momento la funcionalidad del plug-in está menguada, el desarrollo tuvo un retroceso y aún no encuentro una solución práctica al problema que realmente llene las expectativas principales del plug-in, el que el usuario tenga control absoluto del código.

Lo que más daño hizo es la actitud intransigente que sencillamente me quitan los deseos de seguir compartiendo, insisto en que no recibo ninguna remuneración por este proyecto, lo único que he recibido es agradecimientos de los usuarios.

Habiendo comentado este caso queda claro que el software libre NO es progresista si no se comprende que “no se suelta una pita sin tener la otra agarrada”, si NO existe una opción libre para un reproductor hay que utilizar una privativa mientras se desarrolla una libre y tiene que existir algún patrocinio para el desarrollo de este.

Uno de los casos que más ofende es el del tag de vídeo HTML5, Internet Explorer 9, Google Chrome, Safari corren sin problema vídeo MP4/H.264/AAC, la gran cantidad de vídeo disponible en línea se encuentra en este formato y este formato es el más óptimo en compresión y calidad de vídeo, sencillamente no tiene competencia contra el VP8 o el Theora, sin embargo por NO ser libre, Mozilla Firefox, Chromium y Opera no pueden correr vídeo HTML5 con este formato.

Posiblemente se recrimine a MP4/H.264/AAC por ser privativo, sin embargo las patentes de la propuesta libre de vídeo Ogg/Theora/Vorbis también son bastante cerradas en NO permitir su inclusión en software que sea privativo.

Al final del camino lo único que encuentro es que las patentes libres son tan cerradas y limitadas como sus contrapartes privativas, de hecho en ocasiones más complicadas de adoptar que las opciones privativas, la comunidad libre es en gran parte compuesta de gente cerrada, radical y falta de criterio y sentido común y la última prioridad es el usuario final.

Me entristece profundamente que la gente que cree y dice ser libre sea tan esclava de una mentalidad cerrada, que su actuar sea tan intransigente y para nada flexible, ojalá que cambie en algún momento porque de seguir así desaparecerá con el mismo ritmo con el que ha crecido.

El progreso solo se va a poder alcanzar cuando entendamos que las soluciones reales no son de un solo proveedor, sino una mezcla de varias fuentes, algunas libres, otras privativas, pero no será hasta que la mayoría de usuarios utilicen tecnología libre que las reglas del juego cambien, y para ello, hay que ser solucionadores y flexibles.





11 Responses to El retraso libre.

Back to Top ↑